El Segundo Paso. Parte II:

 

En nuestro artículo previo os hemos comentado las bases y las técnicas necesarias para efectuar el primer paso fundamental para el Pintado de Fachadas, siendo ese el tratamiento de las paredes o de las superficies a pintar.

 

Como mencionamos anteriormente, el primer paso para la ejecución de todo trabajo de este tipo es el tratamiento de las paredes exteriores, sobre las cuales vamos a estar pintando.

 

En esta nueva entrega hablaremos del segundo paso fundamental para el Pintado de Fachadas, siendo éste el elegir las pinturas adecuadas, para las paredes o para las superficies que vamos a pintar.

 

En este sentido, el segundo paso consiste en elegir las pinturas correctas, para lo cual debemos ser conscientes de que existen dos tipos de pinturas fundamentales, para este tipo de acabado.

 

La primera de ellas es la pintura acrílica, la cual es el tipo de pintura más empleada para pintar fachadas.

 

Su mayor cualidad es su resistencia a los rayos solares (rayos UV), y además proporciona la propiedad adicional de secar mucho más rápido.

 

El segundo tipo de pintura es el revestimiento elástico, el cual se aplicará a las fachadas ubicadas en zonas o en áreas lluviosas.

 

Este revestimiento, tal y como su nombre muy bien lo indica, se aplica por encima de la pintura acrílica, por lo cual generalmente es considerado más como un componente, que como un tipo de pintura en sí mismo.

 

Una de las principales característica del revestimiento es que el mismo es totalmente incoloro, de tal manera que puedes proteger tu fachada sin ocultar la pintura decorativa.

 

Antes de empezar a pintar, debemos observar el clima. 

 

En este orden de ideas, no es conveniente pintar en pleno sol, siendo siempre mejor empezar temprano y detenerse a golpe del mediodía.

 

Esto se debe a que la pintura pierde sus propiedades, la misma se vuelve más líquida, se seca demasiado rápido y se llena de pequeñas fisuras, todo provocado por el contacto directo con los rayos solares.

 

Es importante destacar que una vez este seco el producto de fijación es cuando realmente ya se puede empezar a pintar.

 

Se puede escoger entre tres acabados en las pinturas para exterior: mate, satinada y brillante.

 

La pintura satinada: Permite entrever el relieve de la superficie pintada.

 

- La pintura mate: Se adapta mejor a las grandes superficies de cemento o de hormigón.

 

- La pintura brillante: Brinda un acabado más vistoso y luminoso. 

 

Para aplicar las pinturas se emplea el rodillo, y por lo general son suficientes dos capas para paredes normales y tres para paredes muy porosas.

 

Siempre se debe tomar en cuenta esperar a que una capa esté seca antes de aplicar la siguiente, y ello dependerá del tipo de clima en torno al cual se este realizando el trabajo de Pintado.

 

Para cualquier reforma o trabajo que necesites, solicita tu presupuestos, sin ningún compromiso, para que puedas tomar tu mejor decisión.

 

Ponte en contacto con nosotros y te brindaremos el mejor presupuesto para la ejecución de tus proyectos.

 

    

 

    

 

Teléfono:  +34638968354