La rehabilitación de una fachada es una obra común en edificios, aunque no es una obra fácil de emprender debido a la infraestructura que puede necesitar, si bien si esta se realiza por una empresa de trabajos verticales queda muy minimizada, y al hecho de tener que poner de acuerdo la comunidad de vecinos en caso de ser un edificio de múltiples viviendas.

 

Sin embargo cualquier fachada debería ser rehabilitada cada cierto tiempo debido a múltiples motivos. El paso del tiempo implica el desgaste de cualquier construcción y la fachada no se libra de ello ya que al ser un elemento completamente exterior  este desgaste se ve agravado por las inclemencias meteorológicas o la contaminación ambiental (sobretodo la polución provocada por la automoción y la industria).

 

Por qué restaurar una fachada

 

Principales motivos para restaurar una fachada

 

Cada cierto periodo de tiempo que puede oscilar sobre lo 30 años todas las fachadas deberían tener una inspección para determinar si la climatología y el paso del tiempo han generado desperfectos que nos obliguen a emprender una rehabilitación.  Lo más común es que los elementos exteriores de la fachada deban revisarse para evitar desprendimientos y evitar el peligro que ello supone para los habitantes del edificio y transeúntes de la zona. Otro elemento a tener muy en cuenta es la reparación las grietas que hayan podido aparecer con el paso del tiempo, ya que en caso contrario estas podrían llegar a afectar a la estructura del edificio.

 

La rehabilitación de una fachada es de vital importancia para la correcta eficiencia energética de la casa o edificio. Con una correcta rehabilitación energética de la fachada vamos a evitar las fugas caloríficas y aumentar el confort interior, al mismo tiempo que se reduciremos el consumo energético para el mantenimiento de una temperatura interior confortable. El dinero invertido en reformar la fachada se recupera con creces en el ahorro energético que supone y la revalorización que experimenta el edificio.

 

Mantener el valor estético de un inmueble empieza por tener una fachada en perfectas condiciones.  El valor de un inmueble en un edificio con una fachada rehabilitada y en condiciones es mucho mayor que en el caso de tener una fachada deteriorada y con mal aspecto visual.

 

El valor de venta de un inmueble está muy ligado al estado en el que se encuentra su fachada. Un buen aspecto exterior de la hará el comprador vea el inmueble con buenos ojos y valore una fachada rehabilitada y con unas buenas condiciones de aislamiento.

 

¿Necesita rehabilitar su fachada? Pídanos presupuesto sin compromiso, somos profesionales de trabajos verticales